close
Novedades

En nuestra vida diaria usamos una infinidad de recursos, en ocasiones somos el ...read more La innovación se ha convertido en los últimos años, en un elemento clave dent...read more México 2018, se activa un gran circo de tres pistas que se se entrelazan: 1. El...read more El 23 de noviembre de 1983 Enrique Krauze escribió: Por una democracia sin adje...read more ¿Es posible unir a un país como el México de hoy en un discurso? Sin duda ...read more

¿Te gustaría ser el presidente de un país democrático?

Publicado en Adizes Insights, 9 de febrero 2007
Por Dr. Ichak Adizes*
*El Dr. Adizes es el fundador del Instituto Adizes https://adizes.com en Santa Bárbara California y reconocido consultor a nivel mundial

He intentado reorganizar los poderes ejecutivos de varios países democráticos, en vano. Si tuve éxito, fue debido a la aplicación informal – a través de asistentes al Primer Ministro o Presidente-. El organigrama no cambió.

Por lo general, el organigrama necesitaba cambiar porque el país tenía algunos problemas o prioridades y su gobierno no estaba organizado para atenderlos directamente. Tomemos, por ejemplo, el problema de las drogas en los Estados Unidos. El zar de las drogas, como se le llamaba, debía coordinar otros ministerios en la guerra contra las drogas. En otras palabras, era un zar sin soldados. No hay oficiales o generales; sin tropas Lo que él era capaz de lograr, se consiguió a través de mucho rogar y suplicar.

No funcionó y no puede funcionar. ¿Por qué no? Porque la estructura del poder ejecutivo está determinada por la ley. Para eliminar un ministerio y establecer otro, uno debe pasar por el poder legislativo para obtener la aprobación. Esto se complica, porque es el intercambio político el que determina quién obtiene qué cargo o ministerio: por ejemplo, para alentar a un partido a unirse a una coalición en particular, la coalición puede ofrecerle el liderazgo de, digamos, el Ministerio de Economía.

Por lo tanto, tratar de hacer cambios en los ministerios significa intercambios políticos adicionales, que podrían desestabilizar al gobierno o incluso provocar la caída del gabinete. En Montenegro, la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (con un presupuesto pequeño) está estructurada para informar al Ministerio de Turismo.

Debido a que el país está tan entusiasmado con el desarrollo del turismo, La agencia se ve obstaculizada en la protección del medio ambiente. Es lo mismo que si el departamento de control de calidad de una organización fuera parte de la producción.

Cuando el liderazgo de los ministerios se asigna a los partidos políticos, estos nombramientos tienden a depender de la política interna del partido. Por lo tanto, es más que probable que se tomen las decisiones equivocadas. Tomemos a Israel, por ejemplo: una vez tuvo un ministro de defensa que no tenía experiencia en asuntos de defensa. En realidad, era un lider sindical.

Los presupuestos de los ministerios también se convierten en parte del “toma y daca” político. En Israel, por ejemplo, los partidos religiosos siempre insisten en liderar el Ministerio del Interior, que determina la ciudadanía y realiza la función de guardián de la puerta en cuanto a quién es un judío. A cambio de votar con el Primer Ministro, esperan una asignación presupuestaria significativa para las escuelas religiosas, aunque esa podría no ser la prioridad más importante del país en ese momento.

Ahora, vean como maniobra su agenda el Primer Ministro. El gobierno no está estructurado para enfocarse en sus prioridades; el presupuesto no refleja sus prioridades; y la gente que encabeza los departamentos de gobierno no necesariamente tienen las habilidades requeridas para el trabajo. Encima de eso, los cuerpos de gobierno que pertenecen a otros partidos diferentes a los del Primer Ministro son más leales a sus partidos que al Primer Ministro. Y por supuesto, algunos de los ministros de su propio partido están secretamente rogando por su caída para poder tomar el puesto. Bajo estas circunstancias, ¿Que tan motivado estaría usted para tomar decisiones difíciles y que posibilidades habría de que se tuvieran buenos resultados?

Aquí hay una barrera más para su efectividad como líder: una parte importante del presupuesto del gobierno se destina a pagar a los empleados del gobierno, que están organizados en sindicatos fuertes y tienen un alto porcentaje de votantes activos. Si intentas hacer una reforma económica que amenace su participación en el pastel del gobierno, los sindicatos harán huelga, el país se paraliza y lo más probable es que no seas reelegido. ¿Qué harías? (Estoy describiendo Brasil aquí). Actuarías como si tuvieras el control, harías muchos discursos, pero no harías olas, ¿verdad?

Lo mismo puede decirse del gobierno de Vicente Fox en México. Intenté otorgar más poder a las agencias gubernamentales de orden público porque era prácticamente inexistente (el motivo será un tema adicional). Pero la creación de tal estructura requiere la aprobación del Congreso, pero Fox no tenía control ni de su propio partido, mucho menos del Congreso. Además, la mayor parte del presupuesto del gobierno se destinó a la educación, que fue y es ineficaz, obsoleta e injustificadamente costosa. Por lo tanto, la educación tiene recursos que desperdicia, mientras que la ley y el orden están en una dieta anoréxica, pero el cambio no puede ocurrir: el sindicato de maestros es extremadamente poderoso y votan en masa.

Así que, ¿Qué es lo que sucede? Nada más allá de las promesas vacías. No creo que sea extraño que la gente no confíe en sus líderes políticos. Lo que no puedo entender es por qué una persona normal querría liderar en esas circunstancias.

La única explicación que se me ocurre es que el ego del líder potencial es tan enorme que se convierte en un prisionero de su ego y cree que puede superar lo realmente inmanejable. O bien, entra en negación y se convierte en el rey del cuento infantil “El Traje Nuevo del Emperador”. El Pretende liderar y ser poderoso, mientras que en realidad todos saben que está desnudo, y que en realidad no tiene capacidad de gestión.

¿Qué hacer? Eso lo dejo para otro análisis.

Versión en Inglés:
http://www.ichakadizes.com/would-you-like-to-be-the-president-of-a-democratic-country/

Este articulo fue publicado también en el libro:

Adizes Ichak K. (2009) Insigths on Policy. Adizes Institute Publications. pp. 62-64 https://adizes.com/books/

Traducción revisada y corregida por Rubén CB spineofpinke@yahoo.com
y revisión contextual de Roberto Bonilla roberto@novarum.mx

Etiquetas: ,

No Comments

Deja un comentario

Story Page